Techos móviles, una terraza siempre disponible

techos moviles

Muchas veces cuando tenemos un negocio o compramos una casa, disponemos de espacios de metros cuadrados al aire libre sin aprovechar. Es, entonces, cuando nos planteamos realizar un cerramiento.

De los diferentes tipos de cerramientos que existen te recomendamos los de cristal. Y si no dispones de techo de obra, ¿por qué no plantearte añadir un techo movil a tu terraza? Y si se trata de un  techo cristal tendrás la misma terraza pero pudiendo usarla los doce meses. Te aconsejamos contratar la empresa http://www.l5sl.com/: quedarás plenamente satisfecho con la reforma, te lo podemos asegurar.

Además de conseguir el aislamiento que deseas, tendrás una imagen bonita con vistas, algo que no ocurre si decidimos cerrar con paredes o ladrillos nuestro espacio. Además de conseguir cerrar con vidrio o policarbonato gracias a las placas móviles.

 

¿Qué es un techo movil?

Igual nisiquiera te hayas planteado el hecho de cerrar tu terraza o no conozcas este término. Los techos corredizos están adaptados para cerrar terrazas sin tener que mantenerlas fijas o sellarlas como antiguamente.

Es decir, se trata de techos que podremos correr, con lo cual podremos tener nuestra terraza abierta o cerrada. Cada vez más empresas y particulares eligen esta opción para  así poder disfrutar de su espacio sin tener que temer a las inclemencias del tiempo.

Tanto si vives en la ciudad, en las afueras o en sitios costeros un cerramiento te permitirá mantener a raya tanto la contaminación, como la suciedad, el aire, el polvo o la humedad. Sin hablar de que tu terraza no sufrirá el malgaste por la lluvia o la nieve.

 

¿Qué tipos de techos móviles puedo encontrar en el mercado?

Podremos encontrar una clasificación de techos dependiendo de los materiales que se hayan usado en su fabricación o en función de su calidad. Encontraremos cubiertas de aluminio, de policarbonato, de cristal o de placa panel sandwich.

Si hablamos de cerramientos en policarbonato esta resina plástica nos aporta gran resistencia y dureza. Si optamos por esta opción se trata de cristales finos, por lo tanto conseguiremos el aislamiento deseado pero sin perder una pizca de luminosidad.

Aunque parezca una mala idea y algo endeble, los techos de cristal se fabrican con vidrio templado, vidrio con cámara o laminar. Este  tipo de vidrio tiene diferente tratamiento que el común por lo cual es cuatro veces más resistente y mucho más flexible.

No tendremos que temer a las roturas o a que haga un temporal y se pueda quebrar puesto que están diseñados para ser muy resistentes. Además no perderemos nada de luminosidad.