Trucos de cerrajería

La calidad de la seguridad que nos aportan nuestras puertas a la casa, no solo depende de la calidad del material con el cual está hecha la misma, sino que también hay que tener en cuenta la cerradura que la completa, puesto que también es una parte importante.

Ello se debe a que de nada nos vale tener una puerta súper potente, pesada, hecha con un material impenetrable y una cerradura que puede ser vulnerada fácilmente, por lo que, debemos poner atención a ella.

No obstante, es importante destacar, que cada tipo de cerradura va acorde a ciertas características de cada puerta, por lo que, es recomendable que la misma sea instalada por un experto en la materia, tales como https://www.cerrajeroscoruña.com/

Ello con la finalidad, de que no quede mal instalada y luego hayan consecuencias derivadas de una mala instalación, sobre todo en los casos en los que la cerradura a instalar no es la común.

Sin embargo, hoy hablaremos de algunos trucos de cerrajería que seguramente te serán de ayuda ante cualquier emergencia, pues si bien no te convertirán en un experto, podrás solucionar algún problema que se suscite.

Trucos

Todos hemos pasado por una emergencia con un cerrajero, en donde nuestra puerta se ha quedado trabada, por lo cual, necesitaremos solucionarlo rápido y así lograr entrar a nuestra casa.

Uno de los trucos que pueden servirte en esos momentos es intentar abrir la puerta con un clip de oficina, esta herramienta aunque improvisada, resulta ser bastante útil.

Lo que necesitaras hacer es colocar el clip lo más derecho posible que puedes, y doblar un poco la punta, con ello lograras que el mismo funcione como si fuera la llave ingresándolo dentro del hueco de la cerradura, jalando de un lado a otro y haciendo algo de presión.

También puedes hacer uso de un destornillador, lo que harás será tomar uno largo y uno un poquito más corto, de preferencia que sea de punta delgada, luego lo introducirlas por la ranura de la cerradura y comenzaras a tirar de una lado a otro, haciendo presión.

Y por último una tarjeta, este es el truco más utilizado por las personas en la historia, sin embargo ha sido uno de los que más funciona al abrir una puerta atascada.

Lo que debe hacer es tratar de colocar la tarjeta por encima de la cerradura y tirar hacia abajo con fuerza de la tarjeta, y a su vez con la otra mano hacer presión en la puerta hacia el lado contrario a donde está la cerradura, es decir, empujando la puerta hacia atrás.